A todos les gustaría tener una bella sonrisa blanca y reluciente, sin embargo, ya sea por la comida que se consume, malos hábitos de higiene o incluso  la edad, la apariencia de los dientes se ve afectada. Uno de los problemas más comunes es la tonalidad del blanco que notamos en la dentadura, algunos casos llegan a ser amarillentos. Pero no hay que preocuparse, para resolver el problema basta con ir al dentista y solicitar un blanqueamiento dental.

 

¿Qué es el blanqueamiento dental

Es un procedimiento  odontológico por el que se puede modificar el color de los dientes  haciéndolos más claros, aquí es importante señalar que el color natural de los dientes es blanco con un tono ligeramente amarillo. Actualmente se hace el blanqueamiento dental  con láser por ser más rápido, ya que potencializa el efecto de los químicos usados mediante el calor que produce, así se coloca una protección  sobre las encías y se aplican las sustancias sobre los dientes, a continuación se usa el rayo láser.

Para mantener los resultados del blanqueamiento dental, es importante seguir algunas recomendaciones:

  • Extremar la higiene bucal cepillando los dientes tras cada comida, usar hilo dental para evitar el sarro y placa bacteriana.
  • Evitar bebidas como el vino tinto y el café o té porque los colorantes usados pueden manchar los dientes.
  • Evitar fumar, además de que daña la salud de otras formas, tiende a oscurecer el color de la dentadura.

Previamente es necesario tener una consulta con el dentista y una limpieza bucal que no es lo mismo que el blanqueamiento dental, también se debe constatar la ausencia de caries y periodontitis u otra afección  bucodental.

Cuando el blanco se vuelve obsesión

Hay algunas personas que están muy preocupadas por tener una sonrisa blanca e intentan por todos los medios e incluso abusan de blanqueadores para tener la dentadura tan blanca como los actores de Hollywood, sin embargo, para lucir una dentadura como estos últimos, se necesitan carillas o fundas de porcelana adheridas a los dientes.

Esta obsesión por tener los dientes blancos es un problema psicológico llamado blancorexia, quienes la padecen llegan a poner en riesgo su salud con el fin de lucir una blancura extrema en su sonrisa, desgastan el esmalte natural comprando y aplicando productos químicos no recomendados  por los especialistas, ni supervisión médica o en su caso haciendo uso de remedios caseros que lejos de ayudar, dañan la salud generando irritación en las encías, sensibilidad extrema, entre otros daños irreversibles.

En Club Médico puedes encontrar médicos odontólogos con diversos tratamientos para lucir una sonrisa saludable a los mejores precios.